Piccolo Andrea: una franquicia que busca emprendedores sin experiencia en hostelería

Emilio Rodríguez, director general de la marca

Piccolo Andrea propone a sus asociados una formación basada en la experiencia acumulada durante la puesta en marcha de su cadena de establecimientos, además del recorrido profesional de sus responsables en el sector de la restauración.

«Buscamos personas que quieran ser sus propios jefes, con una dedicación plena hacia su negocio, todo lo demás lo aportamos nosotros», afirma Emilio Rodríguez Jerez, director general de Piccolo Andrea.

Y es que, según indica el responsable de esta cadena de restauración italiana, «el modelo de negocio se planteó desde el primer momento para que su gestión fuera lo más sencilla posible en manos de un franquiciado».

Aprendizaje en todas las áreas

Esto no quiere decir que se obvien los requisitos y exigencias de la restauración organizada, «algo de lo que tiene que ser consciente el emprendedor que quiera triunfar. Para lograrlo, basta seguir nuestras directrices, fruto de la experiencia de todo el equipo que conforma la marca y de los años que lleva en marcha. No en vano, contemplamos unos procesos de trabajo estandarizados y contamos con proveedores previamente seleccionados», explica Emilio Rodríguez.

La formación que proporciona la enseña a sus franquiciados abarca el aprendizaje de todas las áreas operativas del negocio (ventas, aprovisionamiento, control de calidad…), y el manejo de las herramientas de gestión.

Apoyo continuo

«Durante dos semanas los asociados acuden a la central para recibir la formación inicial en todo lo relativo al modelo de Piccolo Andrea», señala Emilio Rodríguez, quien aclara que «durante la primera semana de arranque del restaurante, un equipo especializado en operaciones les acompaña para garantizar el éxito en la apertura y su mejora continua».

Además, la enseña contempla otras formas de adhesión a la cadena, como la conversión de restaurantes que estén en funcionamiento, la concesión de franquicias maestras para el desarrollo en ámbitos territoriales, o el acuerdo de “retrofranquicia” para alguno de sus establecimientos propios.

Más información

Piccolo Andrea ofrece su modelo de negocio a emprendedores que quieran unirse a su red de franquicias. Los requisitos económicos suponen una inversión aproximada en torno a los 100.000 euros para el formato ‘corner’, y de alrededor de 350.000 euros para el formato Andrea e i Suoi Amici (restaurante tradicional). La marca planea alcanzar 80 establecimientos en toda la geografía nacional para el año 2020.

Deja un comentario