Con ‘islas’, quioscos y rincones los centros comerciales revitalizan su imagen para las franquicias

centro-comercial-gaceta-emprendedor

La recesión vivida por nuestro país en los últimos años, y la consecuente caída del consumo han cambiado el panorama del comercio nacional y sus circunstancias. No hay más que ver el cierre constante de locales comerciales, ahogados por la ausencia de financiación bancaria para poder seguir adelante. Según informa la revista gratuita del diario económico El Economista ‘Franquicias y Emprendedores’ (www.eleconomista.es/kiosco/franquicias) la caída del precio de alquileres de los locales disponibles, no sólo se está comprobando a pie de calle, sino también y sobre todo en los centros comerciales. Algo que unido a los nuevos formatos promocionados por las grandes superficies comerciales –como ‘islas’, quioscos y rincones– los está convirtiendo en ubicación idónea para muchas franquicias.


Con un modelo de negocio que ha mejorado sus cifras de redes y establecimientos operativos, empleos y facturación, la franquicia española ha conseguido colarse en los centros comerciales y ver en ellos un auténtico caldo de cultivo para crecer. Tanto es así que el 21% de los locales de los centros y complejos comerciales de España ya lo ocupa la franquicia, principalmente la de aquellas enseñas vinculadas con los sectores de la restauración, la moda y los servicios, según los datos que maneja la Asociación Española de Centros y Parques Comerciales (Aecc) y que ha publicado el suplemento del diario económico El Economista ‘Franquicias y Emprendedores’.

Datos que también revelan que el 85% de los locales de esos centros tienen una superficie que, aún siendo inferior a los 300 metros cuadrados, resulta muy grande para la mayoría de las marcas que franquician en nuestro país. De ahí que el peso de la franquicia en los parques comerciales no sea ya más grande. Eso sí, según Javier Hortelano, presidente de la Aecc, es una cuestión de tiempo. «Las franquicias van poco a poco ganando terreno en los centros comerciales porque facilitan a muchos empresarios y emprendedores autónomos llegar a un centro comercial sin necesidad de inventarse un nuevo concepto».

De las palabras de Hortelano también se concluye que no sólo la franquicia se ha beneficiado de los cambios derivados de la crisis. También lo han hecho, a su juicio, los centros comerciales ya que si han ganado cuota de mercado, hasta el 17% que tienen en la actualidad, también ha sido gracias al empujón de la franquicia. Y es que esta, además de ocupar tiendas de esos centros ha aprovechado los espacios que estos complejos dejan en sus pasillos centrales para instalar las minifranquicias, comúnmente llamadas ‘islas’, quioscos o ‘corners’.

Formatos comerciales que tienen un coste más pequeño en cuanto al alquiler pero con los que muchas marcas han llegado a esos complejos, sirviendo además de gancho para incrementar las ventas de otras enseñas instaladas en locales más grandes. Toda una revolución que, entre otros factores, ha sido posible gracias a la caída del precio de los alquileres, al aumento de locales disponibles a precios adecuados, a la bajada generalizada de las garantías exigidas por el alquiler -fianzas y meses de depósitos-, a la posibilidad de aprovechar las instalaciones de los locales que han ido cerrando -algo muy común en la hostelería-, a la mayor facilidad para la obtención de licencias, y a la aportación de capital -a fondo perdido- por parte de la propiedad para la reforma del local.

Deja un comentario