Amazon abandona su práctica de tributar en Luxemburgo y comienza a pagar impuestos donde opera

amazon-gaceta-emprendedor

Por lo que respecta a Europa, hasta ahora, la multinacional de comercio electrónico Amazon registraba sus ventas a través de Luxemburgo, un territorio considerado semiparaíso fiscal. Pero ahora, el gigante de las ventas por Internet ha comenzado a registrar sus ingresos en cada país europeo en el que opera, y no a través del pequeño ducado centroeuropeo, debido a sus sistema tributario más “blando”. Este cambio de tercio de Amazon llega en el momento justo. Los reguladores antimonopolio de la Unión Europea abrieron en octubre una investigación sobre los acuerdos entre Luxemburgo y Amazon. Las autoridades consideran que las ventajas fiscales que recibe la multinacional por tributar desde este territorio off shore pueden ser consideradas ayudas públicas ilegales.


El cambio de táctica fiscal fue adelantado por The Wall Street Journal, citando a un portavoz de la compañía de Seattle, que indica que la variación se produjo el pasado 1 de mayo, según la propia empresa. Amazon asegura que hace ya dos años que se estaba preparando para diversificar la estructura de sus ventas minoristas. Europa no es la única preocupada por la estructura fiscal de las multinacionales, especialmente por los grandes nombres del sector tecnológico como Apple, Google, Facebook, Microsoft o Cisco Systems. El Congreso de Estados Unidos trata desde hace tiempo de negociar un cambio en el impuesto de sociedades para poner límite a esta ingeniera contable.

Bruselas empezó a investigar en octubre los acuerdos de Amazon con Luxemburgo ante el temor de que estuvieran violando la legislación europea en materia de ayudas públicas. El acuerdo con el pequeño ducado centroeuropea que Bruselas investiga se remota a 2003. Se aplica a la filial Amazon EU Sàrl, que está basada en Luxemburgo y registra la mayoría de los beneficios en Europa de Amazon. En base a este pacto, la compañía fundada por Jeff Bezos lograba operar prácticamente libre de impuestos en Europa. El otro país que se utiliza como puerto franco es Irlanda. Apple acaba de indicar en sus últimos resultados que los cambios de la legislación tendrán un impacto material en sus resultados.

Es lo que se espera también vaya a suceder con Amazon. Dependiendo de cómo la compañía registre sus ventas y los costes operativos, eso puede afectar en mayor o menor medida a los impuestos que acabe pagando en Reino Unido, Francia o España. Las autoridades europeas, sin embargo, admitían recientemente que no pueden avanzar más rápido en las investigaciones abiertas por la falta de datos que apoyen una acción legal.

Otra de las compañías objeto del examen curso es la cadena de cafeterías Starbucks. Todas estas multinacionales insisten en que están actuando dentro de la legalidad y que en ningún momento estaban recibiendo una ventaja. Sin embargo, si se están viendo forzadas a registrar los ingresos que generan en algunos países por la presión de las autoridades, como recientemente Google en Francia, que ya no manda el dinero que generan esas ventas a Irlanda.

Deja un comentario