D’Churros, o cómo enseñar al mundo a desayunar rico, rico

D’Churros es una cadena de franquicias de algo tan típicamente español, y con una vocación inequívocamente internacional, gestada a partir de la estancia en Canadá de uno de sus socios, José Manuel López, quien pudo constatar dos realidades: que en Occidente cada vez se consume más alimento en la calle, y que la tan traída y llevada ‘marca España’, en lo referente a hostelería es realmente cara de montar fuera de nuestras fronteras. El objetivo a corto plazo de D’Churros es poder capitalizar la empresa para emprender acciones internacionales, bien sea mediante el pago que efectúen los nuevos franquiciados que entran en la cadena, o bien a través de negociaciones con alguna compañía que quiera adquirir una parte del capital social.


Un par de amigos españoles, jóvenes y emprendedores, viviendo en el mundo anglosajón y apreciando que en el mundo occidental se ha podido evolucionar mucho, pero en cuestión de desayunos donde esté una buena taza de café con unos churros bien hechos… Dicho y hecho, José Manuel López y un socio crearon de este modo D’Churros, una cadena de franquicias de algo tan típicamente español, y con una vocación inequívocamente internacional, gestada a partir de una estancia en Canadá y de la constatación de dos factores: que en Occidente cada vez se consume más alimento en la calle y que la marca España, en hostelería, es realmente cara de montar fuera de nuestras fronteras. “Uno más uno daba inevitablemente dos, así que nos pusimos manos a la obra, y hemos puesto en marcha una idea de restauración típicamente española, para sacarle especialmente partido en el extranjero”, señala José Manuel López, que explica que han estado tres años gestando la idea, buscando financiación, dando con el tipo de emplazamiento y el local adecuados, etcétera. “En realidad, esta marca lleva por detrás mucho más de lo que se ve a simple vista. Hace seis meses abrimos por fin las puertas de nuestro primer establecimiento, con el que hemos logrado un enorme éxito. Ahora, es el momento de dejar que otros se beneficien”. No en vano, la frase favorita de este emprendedor es una de Zig Ziglar que reza “You don’t have to be great to start, but you have to start to be great” (“No necesitas ser grande para empezar, pero has de empezar para ser grande”).

Los creadores de D’Churros han sabido dar una vuelta de tuerca al concepto, para crear una verdadera ‘cultura del churro’, y que de ese modo no sea necesario pensar cómo ocuparse del resto de las horas del día que no sean el desayuno, con otros productos para poder llenar caja y hacer rentable el negocio. “Hemos desarrollado una fórmula para tener cubierto también el aperitivo, el ‘tapeo’, el almuerzo o una merienda-cena informal con una base de churro pero por encima productos salados: queso, arroz, cebolla, embutido…”.

Así, no es de extrañar que cuenten ya con tres candidatos pendientes de abrir sus establecimientos en breve. Para poner en marcha un establecimiento franquiciado de esta cadena es necesaria una inversión que ronda los 95.000 € en lo que es la franquicia en sí; si además el local necesita algún tipo de reforma va aparte. Se trata de establecimientos de entre 70 y 90 m² para poder atender al público con un número de mesas adecuado, y ha estar situado en un emplazamiento con buen tránsito peatonal, a ser posible turista. E incluso no tienen inconveniente en que el establecimiento está situado entre marcas conocidas, pues el de la central lo flanquean un 100 Montaditos y un Dunkin’Donuts. Otro aspecto importante a tener en cuenta es la salida de humos con la que ha de contar el local, pues es algo muy cuidado por la marca. En cuanto a los requerimientos en sí de la central, existe un canon de entrada que ronda los 15.000 €, y dos pagos periódicos en forma de ‘royalties’ mensuales: de funcionamiento, que es un porcentaje de entre el 3 y el 6% de la facturación, y de publicidad, que es un fijo de 250 € mensuales. “El perfil de franquiciado que estamos buscando para la cadena es el de una persona emprendedora que tenga visión de mercado, que sepa apreciar lo que hemos sabido crear para los futuros franquiciados. Somos dos emprendedores que aún no han cumplido la treintena, pero que tenemos las ideas muy claras y hemos trabajado a fondo el concepto de negocio. No queremos que nos venga un franquiciado con él clásico “hay que empezar a vender…” porque ha detectado que en su zona hay un producto que él cree que sería bien aceptado”.

El objetivo a corto plazo de D’Churros es poder capitalizar la empresa para emprender acciones internacionales, bien sea mediante el pago que efectúen los nuevos franquiciados que entran en la cadena, o bien a través de negociaciones con alguna compañía que quiera adquirir una parte del capital social.


FICHA DE FRANQUICIA

Creación de empresa: 2011
Inicio de la expansión: 2014
Inversión total: 90.000-95.000 euros
Canon de entrada: 15.000 euros
Royalty de explotación: 6% de las ventas mensuales
Royalty de publicidad: 250 euros mensuales
Duración del contrato: 5 años, renovables por otros 5
Dimensión del local: Entre 70 y 90 m2, con posibilidad de terraza.
Requisitos del local: a ser posible situado en zona turística, con mucho tránsito peatonal.
Población mínima: 25-50.000 habitantes

Deja un comentario