Para luchar contra la contaminación, DobleEmpuje acompaña a todo aquel que lo desee a ir a su lugar de trabajo en patines

doble empuje

Monitores de DobleEmpuje, la escuela de patinaje de la 15 veces Campeona de España, Cristina Ortiz, acompañan a todo aquel que ya sepa en su ruta hacia al trabajo, intentando encontrar las alternativas callejeras con menos obstáculos y dificultades, al tiempo que se le enseña a pasar éstos sin problemas. «No sólo colabora con el medioambiente –en estos momentos en que tanto lo necesita la atmósfera recargada de las ciudades– utilizando un transporte sostenible, sino que invita a realizar ejercicio, ahorra tiempo y esperas (en medios de transporte públicos, atascos…) y apenas tiene coste alguno». explica la ex campeona de Europa de patinaje de velocidad.


Cuando el proyecto DobleEmpuje (www.dobleempuje.com) inició su andadura, en primavera de 2012, el objetivo de su fundadora, la 15 veces campeona de España y subcampeona de Europa, Cristina Ortiz Arcos, era situar al patinaje «en el lugar que se merece y del que goza en otros países occidentales, dotándole de sentido, rigor, técnica, esfuerzo, y sobre todo ayudándole a lograr el valor y el reconocimiento que debe tener entre el gran público». La decisión de esta deportista madrileña, de abandonar la competición y poner en marcha por cuenta propia esta iniciativa, se plasmó en la creación de una escuela, como forma óptima de alcanzar los mencionados objetivos: a través de la enseñanza. Pero no sólo de los más pequeños, sino ofreciendo diferentes niveles de enseñanza del patinaje. Una academia con técnica única en España, con unos principios de aprendizaje y una metodología propia basada en la corrección, seguridad en todos los movimientos que realiza el alumno y diversión por encima de todo. De ahí que cada vez sea mayor el número de adultos que acuden a esta escuela (cerca de un 50% de su alumnado) en busca de mejoras en su estado físico, con el plus de diversión y contacto social que proporcionan los microeventos turísticos, deportivos y lúdicos sobre patines que organiza.

doble empuje
Cristina Ortiz, fundadora

Ahora, adelantándose de nuevo a las expectativas de la gente, como se supone que debe hacer todo emprendedor con ideas frescas y una voluntad firme, DobleEmpuje empieza a prestar un nuevo servicio a quienes lo soliciten. «Se trata de ayudar a todo aquel que lo desee a ir desde su domicilio hasta su lugar de trabajo en patines. Así de sencillo, pero también así de sorprendente», explica la multicampeona de patinaje de velocidad, quien explica con muy buen criterio que su propuesta «no sólo colabora con el medioambiente –precisamente en estos momentos en que tanto lo necesita la atmósfera recargada de las ciudades– utilizando un transporte sostenible, sino que invita a realizar ejercicio, ahorra tiempo y esperas (en medios de transporte públicos, atascos…) y apenas tiene coste alguno».

La idea de Cristina Ortiz es que todo aquel que ya sepa patinar pueda ser acompañado, en su ruta hacia al trabajo, intentando encontrar las alternativas callejeras con menos obstáculos y dificultades, al tiempo que se le enseña a pasar éstos sin problemas. Puede combinarse con el Metro, «y acortar los trayectos, bajando un par de paradas antes, o si la distancia no es muy larga y la persona tiene interés, realizar todo el trayecto en patines. Monitores preparados de DobleEmpuje apoyan y enseñan a la persona hasta que ésta sea independiente para poder afrontarlo solo.

Más información
La escuela de patinaje Doble Empuje ofrece clases de iniciación, perfeccionamiento y patinaje de velocidad para adultos y niños, tanto en grupos como individuales. Las clases grupales tienen lugar en el Parque del Retiro, en el barrio de El Pilar y en los municipios de Vicálvaro y Rivas-Vaciamadrid, mientras que las particulares se imparten donde prefiera el alumno. Sus monitores cuentan con formación de la Federación Madrileña de Patinaje, y con la acreditación ICP ‘In line Certification Program’, la titulación de enseñanza más prestigiosa a nivel mundial en patinaje sobre ruedas.

Deja un comentario