MaxiFruit: calidad y variedad 100% españolas

MaxiFruit es una cadena de fruterías de capital 100% nacional, y con una gran experiencia a sus espaldas, cuyo objetivo es poder ofrecer a sus clientes una gran variedad de frutas y verduras a precios realmente ajustados, pero sin tener que renunciar a la calidad y frescura del producto, que garantizan con almacenes reguladores que sirven a diario el producto –comprado en origen, y por lo tanto sin intermediarios– a una extensa red de establecimientos, que no deja de crecer gracias a la decidida apuesta de la marca por el sistema de franquicias: sus planes de expansión contemplan pasar de las 17 tiendas actuales a 22 antes de concluir 2014.

Paseando por cualquier barrio de grandes ciudades como Barcelona, Madrid, Sevilla, Valencia… comienza a ser complicado no encontrarse una frutería moderna, con el género expuesto a sus puertas, colores vivos en la cartelería de su fachada y clientes sirviéndose ellos mismos con los correspondientes guantes de plástico transparente. Cabría pensar que la puesta en marcha de un comercio de este tipo es sencillo y está económicamente al alcance de cualquiera. Pero si alguien va un poco más allá, y reflexiona si además de esas facilidades será o no un buen negocio la inauguración de una tienda especializada en la venta de frutas y verduras, debería recordar lo que cuenta en sus famosas memorias Lee Iacocca, el más conspicuo representante de la industria del automóvil estadounidense del pasado siglo XX. El que fuera CEO de Ford, primero, y de Chrysler, más tarde, recuerda que su abuelo, siendo niño, le trató de disuadir, quiso quitarle de la cabeza el dedicarse a otra cosa que no fuese la alimentación, “pues en épocas no demasiado boyantes la gente olvida los gastos que no sean primordiales, y el consumo se resiente, pero comer todos tenemos que comer tres veces al día…”.

Y ese es precisamente uno de los argumentos que suscribe José Miguel Sánchez, gerente de MaxiFruit, una cadena de fruterías de capital 100% nacional, cuando se le interroga por las posibilidades reales del negocio. “Está enclavado dentro del sector de la alimentación, y por lo tanto se trata de bienes de primera necesidad, que nunca va a dejar de tener demanda; por lo tanto, no sufre la crisis como otros. Pero además estamos hablando de un tipo de negocio muy sencillo de llevar, merced al apoyo que recibe de la central. Si a ello le añadimos que además se trata de un producto sano y natural, que no va a sufrir nunca los vaivenes de las dietas alimenticias, que ponen de moda un producto o lo hunden en la miseria, tenemos como consecuencia de todo lo anterior que, en los últimos tiempos, el autoservicio de frutas y verduras han proliferado de un modo llamativo, hasta el punto de que el sector sufre una cierta saturación. Por eso, lo inteligente es apostar por una cadena que tenga unos precios que no vas a poder conseguir como comerciante independiente. Al acabar la crisis, la gente va a empezar a valorar –a igual precio– la imagen y el que se trate de una empresa española, que dé empleo aquí… como MaxiFruit”.

José Miguel Sánchez, gerente

Uno de los secretos de MaxiFruit es que, gracias a su volumen de compra, adquiere el producto en origen y se ahorra los intermediarios. “Una de las ventajas de unirse a nuestra cadena, lo mismo que la de evitarse tener que madrugar cada mañana para acudir a Mercamadrid, con lo complicado que puede ser para cualquier pequeño comerciante, y m para que erl franquiciado eño comerciante. o mismo que le de evitar tener que madrugar cada mañana para acudir a Mercamadrid, cás si eres novato. Pero además está el ahorrarse el trabajo físico en el local, pues de la logística y el transporte se preocupa la central para que el franquiciado no tenga que ocuparse más que de lo realmente importante: vender”, explica el gerente de MaxiFruit, empresa creada en marzo de 2006, año en el que se pone en marcha el primer almacén central, en Mejorada del Campo (Madrid) y se abren las dos primeras tiendas, en Alcobendas y San Sebastián de los Reyes, a las que siguen cuatro más en 2007. En enero de 2008 la empresa amplía capital para acometer la apertura de nuevas tiendas, ampliar las instalaciones del almacén central y trasladar las oficinas a su ubicación actual, en Coslada. En 2012, tras la apertura de seis nuevas tiendas, en Alcalá de Henares, Torrejón de Ardoz, Tres Cantos y Alcobendas, MaxiFruit lanza su cadena de franquicias y su central de compras para profesionales asociados. Y es que si bien desde los inicios de la compañía sus responsables ya tenían planeado acometer una expansión mediante el sistema de la franquicia, no ha sido hasta 2012 cuando se ha adoptado este modelo de colaboración empresarial. El motivo de este lapso de seis años se atribuye principalmente a la crisis económica, que comenzó en 2007; así, como medida para fortalecer la posición de la marca mientras el sector se transformaba, la enseña decidió mantener su apuesta por los centros propios, a la espera de que el mercado volviera a resultar propicio para el crecimiento. Este paso hacia la franquicia se ha demostrado acertado, ya que según afirma José Miguel Sánchez, “hasta el momento, las tiendas asociadas están resultando más rentables que los establecimientos propios, ya que en todos estos años hemos podido ajustar la inversión necesaria al mínimo, mientras que el funcionamiento de la central de compras se ha optimizado para alcanzar la mayor rentabilidad posible, todo eso manteniendo nuestros estándares”. Hoy, MaxiFruit posee 12 establecimientos propios, y 5 franquiciados, que en unos meses pasarán a ser el doble, con más aperturas en la Comunidad de Madrid, pero también en Toledo, Guadalajara… Y a partir de ahí, según su responsable, un crecimiento de 10 inauguraciones anuales podría ser razonable y asumible, con la correspondiente mejora logística, ampliación de almacenes, etcétera.

De hecho, MaxiFruit también ofrece a cualquier establecimiento el beneficiarse de dicho desarrollo, ya que su central de compras está disponible para todos los comercios que busquen calidad a precio competitivo. “Incluso varias de las tiendas a las que servimos nos preguntan a qué precios deberían venderlos, y nos piden hasta carteles”, explica el gerente de esta cadena. “La central de compras funciona equitativamente, sirviendo a todos por igual, hasta a los centros propios. Si cumplen con los requisitos de MaxiFruit, dejamos la puerta abierta para que estas tiendas que acuden a la central de compras puedan unirse a la cadena como franquicia, aprovechándose del paraguas que supone la marca”. En cuanto a la rentabilidad del negocio, MaxiFruit garantiza el margen comercial, “porque las fluctuaciones de precios son bastante significativas, y puede estar en un entorno a los 10 puntos por encima de lo que obtendría un comerciante particular; en un par de años está recuperada la inversión”, concluye José Miguel Sánchez, que recuerda que “damos y exigimos seriedad a quien se une a nuestra red”.

FICHA DE LA FRANQUICIA
Creación de empresa: 2006
Inicio de la expansión: 2012
Establecimientos propios: 12
Establecimientos franquiciados: 5
Inversión total (sin IVA): 25.000 euros.
Canon de entrada: incluido.
Royalty de explotación: no existe.
Royalty de publicidad: no existe.
Duración del contrato: 5 años, renovable.
Dimensión del local: de 90 a 120 m².
Requisitos del local: en zona de compra de alimentos, con escaparate a la calle, diáfano,
en una sola planta.
Población mínima: 10.000 habitantes.

Deja un comentario