Mucho más que asesores sobre coches

Buscococheporti
Ana Moreno y Ángel Martín, fundadores de Buscococheporti.

Ángel Martín venía de trabajar en el mercado del automóvil, tanto en compañías de ‘renting’ como de subastas solo para profesionales. Por su parte, Ana Moreno, a pesar de provenir del mundo veterinario, era y es una apasionada del mundo del motor. Juntos, comenzaron a hablar de poner en marcha una empresa propia en 2011: Buscococheporti (buscococheporti.com). Era necesario dar forma al proyecto, preparar la página de Internet, y decidir si era el momento adecuado de dar el paso.

Vimos que había un gran grupo de personas para los que adquirir un coche es una tarea no solo aburrida, sino que conlleva tratar con los vendedores de las distintas marcas automovilísticas, de los que desconfías porque creen que van a tratar de ‘meterles por los ojos’ el primer modelo en el que se fijen”, explica Ángel Martín, a lo que su socia añade: “Es gente dispuesta a pagar a alguien que lo haga por ellos. Que esté sentado de su lado, que extraiga de una conversación en profundidad qué coche desea, y que trabaje de forma transparente, sin emplear el clásico lenguaje de concesionario, sino el que el cliente entiende”.

Pero el ritmo lo marca siempre el cliente”, aclaran ambos emprendedores, quienes sin embargo no dejan de encontrar curioso que no haya ninguno que, una vez expuestas sus preferencias y abonado el servicio, no quiera ver resultados enseguida, a pesar de no haber mostrado ninguna prisa por poseer el nuevo vehículo.

El perfil del cliente que acude a Buscococheporti es, al decir de sus promotores, complicado de trazar. “Lo que sí puede dibujarse es el retrato-robot de quien nunca echará mano de nuestros servicios: los apasionados del motor, aquellas personas que gozan viendo modelos, analizando prestaciones, visitando concesionarios, participando en foros automovilísticos, etcétera. Todo el resto, es hipotético cliente nuestro; bien sea porque valora su tiempo y no quiere perderlo yendo de concesionario en concesionario, o bien por no aguantar la retórica de muchos vendedores”, argumenta Ana Moreno a quien matiza su socio: “En España, como país latino, tenemos esa falsa creencia de que los varones, por el mero hecho de serlo, es como si llevásemos en el ADN una pasión innata por los automóviles. Y no es así, pero esa falsa creencia hace que a los hombres les resulte más extraño, por decirlo de algún modo, acercarse a nosotros; a las mujeres, no, porque son más prácticas. Ojo, y también muy exigentes en el servicio. Podría decirse que ocho de cada diez clientes son de sexo femenino”.

En Buscococheporti todo está aparentemente organizado alrededor de su web y de sus redes sociales, “porque es lo más visible y lo más sencillo, pero en realidad las ventas nos llegan a través de recomendaciones de clientes satisfechos y de redes de ‘networking’. Estamos llevando a cabo una labor de siembra a medio y largo plazo –ofreciéndonos también como asesores en ‘renting’ para flotas de pymes y micropymes– pero lo cierto es que van surgiendo operaciones interesantes en el día a día. Porque todos o casi todos tenemos coche, y tarde o temprano nos llega el momento de cambiarlo”, comentan ambos emprendedores, a los que no ha arredrado la coyuntura que ha vivido la venta de coches estos años de crisis, que han supuesto en su experta opinión “una auténtica travesía del desierto. Es cierto que hoy se empiezan a ver ya algunas palmeras, y que los últimos planes de incentivos puestos en marcha por el gobierno han funcionado muy bien, pero desde luego no llegaremos, al menos en unos años, a los niveles de venta de 2007-2008. El automóvil es de esos bienes que, en cuanto se escucha la palabra crisis, el ciudadano medio piensa que puede aguantar lo que sea necesario sin cambiarlo”.

Lejos de amedrentarse, ambos socios creen que si han sido capaces de sobrevivir a la debacle del sector, lo que tienen por delante no es sino un futuro prometedor.

Teniendo en cuenta que la variación de precio entre unos puntos de venta y otros puede llegar al 10%, y que si estamos hablando de un automóvil, pongamos de 18.000 euros, significaría un ahorro de 1.800 euros, que Buscococheporti mantenga una tarifa de 300 euros (+IVA) parece más que razonable. Cuando además ofrece un servicio integral, que incluye desde el pase de imágenes de los modelos solicitados, con una explicación de sus ventajas e inconvenientes comparativos, hasta recoger al cliente en su trabajo, llevarle a probar el coche deseado y devolverle a su oficina las veces que sea necesario. Incluso gestionan la venta del coche usado del cliente, poniendo anuncios y tramitando su venta.

Con un valor añadido tan evidente, no es de extrañar que sus clientes cuentes maravillas de estos dos emprendedores, quienes tienen también anécdotas curiosas como la de una clienta que, con un presupuesto muy ajustado, buscaba un coche de “segunda mano”. “Le presentamos uno que teníamos en cartera y dijo: ‘Me da vergüenza decirlo, porque es el primero que me enseñáis, pero este es el automóvil que quiero’. Le propusimos algún otro porque así lo quiso, pero acabó quedándose con el primero”.

SERVICIOS RELACIONADOS
Dado el éxito que están teniendo con su servicio de ‘personal car shopper’, más conocido en el mundo anglosajón, para evitar al que no quiere tener demasiado trato con los concesionarios de coches, el tener que pasar en ellos más tiempo del necesario, Ángel Martín y Ana Moreno ya están dándole vueltas al lanzamiento de un nuevo servicio: Cuidococheporti. Se trataría de librar a aquellos propietarios de automóviles que no desean tener trato con talleres, mecánicos, grasa y suciedad, de tener que ocuparse del mantenimiento de su vehículo, de si ha de pasar o no la ITV, etcétera. Y todo por el pago de una cómoda cuota mensual.

Deja un comentario